Los cambios impositivos que vienen y van a afectar a su patrimonio

Con el Proyecto Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 tanto nuestro patrimonio como las rentas que obtenemos se pueden ver muy afectados y no precisamente para bien.

 

Vamos a dar un repaso a las principales novedades para los particulares.

 

En el ámbito del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

Se añade un tramo en la escala general para bases liquidables superiores a 300.000 euros, lo que supone incrementar el tipo de gravamen un 2% hasta el 24,5%; a lo que hay que añadir el tipo de gravamen autonómico, lo que ocasionará que el tipo máximo alcanzará entre el 45% y el 50% dependiendo de la comunidad autónoma.

En la escala del ahorro,  para bases liquidables superiores a  200.000 euros, se aumenta el tipo de gravamen un 3% alcanzado el 26%.

Las aportaciones que reducen la base impositiva a planes de pensiones realizadas por particulares se reducen de 8.000 euros a 2.000 euros anuales; para las aportaciones que haga el empresario en beneficio de los trabajadores se incrementa la cifra hasta los 8.000 euros. Por tanto para aportaciones conjuntas de empresario y trabajador se podrá llegar a los 10.000 euros anuales.

 

En el ámbito del Impuesto sobre el Patrimonio:

Para bases liquidables superiores a 10.695.996,06 euros se incrementa el tipo de gravamen un 1%, dependiendo de la comunidad autónoma el tipo máximo se sitúa entre el 3,5% y el 4,75%.

Los seguros de vida en que el tomador no pueda ejercer el derecho de rescate total en la fecha de devengo del impuesto, perderán la exención que hasta ahora venían disfrutando. Esto ocurre en los seguros en los que se designa un beneficiario irrevocable. El tomador del seguro habrá de computar en su base imponible el valor de la provisión matemática.

En inmuebles se tomará el valor a declarar el el valor real a la hora de liquidar el impuesto.

 

Otros cambios que nos pueden afectar:

En el modelo 720 de declaración informativa de bienes y derechos en el extranjero se deberá incluir la tenencia y operativa de monedas virtuales (Bitcoin, Ethereum...).

Los trapasos de fondos cotizados (ETFs) domiciliados en el extranjero no podrán beneficiarse del régimen fiscal de diferimiento de tributación.

Las operaciones de compraventa de las acciones de empresas españolas cotizadas, con determinados requisitos (capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros) soportará una tasa del 0,20%.

Se faculta a la CNMV para determinar que Sicavs españolas son instituciones de inversión colectiva y cuáles no lo son. Las que determine que realmente no son IIC, dejarán de tributar en el Impuesto de Sociedades por el 1%, pasando a tributar como cualquier sociedad al 25%.

Se establece nueva regulación de la imposición de salida del traslado al extranjero (Exit Tax).